Qué es el marketing gastronómico y cómo puede ayudarte a incrementar tus ventas

¡Comparte este artículo!
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El marketing gastronómico, junto a la digitalización, se convirtió en el chaleco salvavidas para muchos negocios en 2020 y, hoy en día, sigue siendo una de las estrategias con más potencial para el sector horeca y retail.

Hacemos un repaso de las implicaciones y técnicas que supone para que puedas empezar, desde ahora mismo, a implementar acciones dirigidas a ganar visibilidad y obtener más ventas. 

El marketing gastronómico: de sabores a experiencias

Nuestra relación con la comida ha ido evolucionando de la necesidad al placer, y es precisamente cuando supera la pura supervivencia,que aparece el marketing gastronómico. Hoy, puedes comer lo que quieras y cuando quieras, con tan solo preguntarle a Google. Pero no siempre ha sido así.

A comienzos del siglo XIX, dada las dificultades de transporte y de conservación, solo se consumían, salvo en contadas ocasiones, productos de proximidad. La llegada de la industrialización, con la máquina de vapor, las carreteras y el desarrollo de las comunicaciones, trajo consigo el aumento de las exportaciones y del turismo. Es ahí cuando empieza a desarrollarse el sector gastronómico. 

Los establecimientos comienzan a anunciarse a través de carteles llamativos, panfletos y campañas publicitarias atrayendo a locales y turistas a degustar los platos típicos del lugar.

El boom de los primeros medios de comunicación masivos como la televisión crea nuevos espacios donde promocionarse. Años más tarde aparece Internet, y la digitalización se impone como necesidad de supervivencia para casi la totalidad de los negocios. Un espacio de encuentro digital entre clientes, propuestas de valor y negocios. Un universo multimedia de contenidos para atraer a nuevos comensales.

Marketing gastronómico: cuáles son sus ingredientes

Reconocimiento de marca, experiencia y recuerdo son los tres pilares a tener en cuenta en el marketing gastronómico, independientemente del tipo de producto o servicio que se ofrezca. Hoy en día es posible comer un risotto sin tener que viajar a Italia, solo escribiendo en el buscador de internet “comida italiana”. En menos de un segundo tienes miles de opciones.

Aquí, el trozo de pastel se lo lleva quien ofrezca una mejor experiencia al usuario, que va desde el momento mismo en el que tiene el primer contacto con la marca, hasta que termina de manera definitiva de ser cliente. Te recomendamos estos ingredientes en tu estrategia de marketing gastronómico:

  • Investigación de mercado ¿Conoces a tu cliente ideal? Querer llegar a todo el mundo no suele funcionar. Enfócate en un solo perfil y apuesta por dirigirte solo a él.
  • Estrategia ¿Cómo te gustaría que te recuerden tus compradores? ¿Cuál es tu propuesta de valor? ¿Qué estilo quieres reflejar? Son preguntas que te debes plantear antes de llevar a cabo cualquier acción. Esto está muy ligado a las características de tu público objetivo.
  • Branding. Colores, tipografía y enfoque forman parte de la identidad visual de la marca, por eso debe ser coherente y armónica en todos los sitios en los que aparezcan. De esta forma la relación entre tu producto y tu marca será más fácil de recordar para tu comprador.
  • Personalidad de marca. Debe estar presente por todas partes (atención al cliente, comunicación, estilo visual, etc.) para generar coherencia y que se quede en la memoria del cliente.
  • Explora tu creatividad. La novedad siempre llama la atención. Despierta la curiosidad de los comensales, que sentirán la necesidad de saber qué es lo nuevo que ofreces.
  • Apela a los sentidos. Genera deseo a través de los sentidos tanto en la experiencia offline (juega con los olores o con las texturas) como en la online (usa palabras cargadas de detalles sensoriales como cremoso, espumoso, aterciopelado, efervescente, crujiente, suculento, fragante, etc.).

5 consejos para empezar a trabajar el marketing gastronómico de tus clientes

La unión del marketing con la gastronomía ha dado origen a novedosas estrategias para aumentar las ventas y fidelizar a los clientes. Desde el uso de redes sociales, hasta eventos, días especiales o la promoción del restaurante a través de la publicidad. Para empezar a trabajar el marketing gastronómico de tu negocio y empezar a ver resultados, te damos cinco pasos imprescindibles.

Define tu producto

Supongamos que quieres comercializar productos italianos. Entonces, debes empezar por responder ¿cuáles son sus propiedades básicas? ¿Qué lo diferencia del de la competencia? ¿Cuál es su precio? ¿Cuál es el margen de ganancia? ¿Coste de los ingredientes? ¿Packaging para alimentos que vas a necesitar? ¿Cuál es su ciclo de vida? Y ¿cuál es tu propuesta de valor? Tener toda esta información clara te permitirá comunicarlo con mayor efectividad.

Entra en el radar de tus comensales

¿Conoces Google My Business? Si no es así, debes saber que es el buscador especializado donde se registran todos los negocios locales o físicos. Esto permitirá que cuando una persona cerca de tu local busque comida italiana en Internet, aparecerá tu negocio, y puedan acceder, en un solo vistazo, a la información más relevante.

Servicio al cliente de primera

¿Sabías que muchos comensales no vuelven a un sitio, aunque la comida les haya gustado por culpa de la atención al cliente? Cuida este aspecto al milímetro, desde el primer contacto (dudas o reservas) hasta el final. 

Prueba, mide, evalúa 

¿Cómo saber si un negocio realmente es rentable? Lo que no se mide, no se puede mejorar. Una buena forma de conocer de primera mano las opiniones de tus clientes es mediante encuestas o pidiendo una reseña. Si tienes un sitio web, puedes conectarlo con Google Analytics para saber, por ejemplo de dónde te visitan más, la edad media, el plato más buscado, etc.

Cámara, luces, acción 

¿La edición de fotos es necesaria? Las imágenes son la puerta de entrada a tu negocio, por eso debes buscar que queden bien enfocadas, con excelente luz de fondo y sobre todo que se vean apetitosas. Si utilizas Photoshop u otro editor de fotos, puedes mejorarlas un poco más.

Internet se ha convertido en el mejor aliado para hacer marketing gastronómico, sin importar el tamaño del negocio. Así que no lo pienses más y comienza a usar las herramientas que tienes a tu alcance con las que seguro que conseguirás atraer más clientes, posicionar tu marca y aumentar tus ventas. Si no tienes tiempo para hacerlo o no sabes por dónde empezar, escríbenos y analizaremos juntos los primeros pasos.

Deja un comentario